Rescatar la cultura y lengua Rama es el sueño de un joven indígena

9 de Agosto de 2017

Rescatar la cultura y lengua Rama es el sueño de un joven indígena

Henry, contrario a la personalidad de los y las indígenas Rama, no es un joven tímido o callado, cuenta que intentó estudiar una carrera universitaria, pero por la falta de dinero y empleo solo pudo asistir dos meses a la universidad. Actualmente es presidente de la junta directiva de jóvenes de Rama Cay y lucha por rescatar la lengua Rama.

Rama Cay es un islote ubicado a cuatro kilómetros de la ciudad de Bluefields habitado por indígenas Rama. Según un Censo del Gobierno Territorial Rama-Kriol realizado en el año 2006 existen 1.600 indígenas Ramas en toda la Costa Caribe, en el islote viven 900 Ramas.

Henry Eugine Ruíz Salomon de 25 años es uno de los pocos indígenas Ramas que queda y que quiere rescatar la lengua Rama, que solo hablan los y las ancianas de la isla y unos pocos del territorio de Banku Kuk.

En la Costa Caribe Sur de Nicaragua convergen seis etnias: Miskitu, Ulwa, Rama, Garifuna, Creol , y Sumu-Mayagna.

En las regiones autónomas lo común es que las personas hablan más de un idioma y según el estudio Riqueza Cultural de la Costa Caribe los idiomas de uso más amplio en lo privado y en lo público son miskitu, panamahka y creole.

Es este aspecto el Estatuto de Autonomía hace hincapié en la condición multiétnica, multilingüe y multicultural del país, y afirma que si bien el español es el idioma oficial del Estado, en la costa Caribe las lenguas indígenas tienen también rango oficial

El pueblo y la cultura Rama está desapareciendo, la pobreza ataca a los habitantes de Rama Cay, la comunidad principal del pueblo Rama. El único medio de transporte a la isla son los cayucos y tres pangas privadas que de vez en cuando viajan a Bluefields.

Sobreviven de la pesca, la caza y siembra de tubérculos, el sistema de educación es multigrado, primaria por la mañana y secundaria por la tarde, tienen un centro de salud, solo 15 personas tienen empleo fijo en instituciones del estado, aparte de estos no hay opciones laborales en la isla, tienen luz eléctrica de 1 a 10pm generada por una planta a base de combustible.

Según Henry la seguridad ciudadana es uno de los grandes problemas en la isla, sumado a la pérdida de la identidad, problemas de consumo de alcohol y drogas.

Los pueblos indígenas y comunidades afrodescendientes se diferencian del resto de las sociedades precisamente por mantener prácticas culturales y estilos de vida basadas en sus conocimientos tradicionales, su visión del mundo y su espiritualidad.

Frente a estas dificultades Henry tiene la visión de cambiar la isla, lograr el acercamiento a los y las líderes comunales para rescatar y promover en los jóvenes los valores de su cultura Rama.

“Mi visión es sacar adelante a mi comunidad, hacer una mejora material y mental de desarrollo”, expresó Henry.

Para este joven indígena Rama, es prioridad que las autoridades comunales reconozcan el liderazgo juvenil en la isla, ya que no es valorado por estos, pues dice que hay una falta de visión de algunos líderes para promover el desarrollo.

Actualmente Henry es presidente de la junta directiva de jóvenes y dice que es importante conocer sus raíces, porque así pueden hacer valer sus derechos como pueblo indígena ante la municipalidad.

“Queremos que la comunidad nos tome en cuenta en las decisiones, en las diferentes problemáticas de la comunidad, especialmente cuando demandamos que necesitamos buena educación o participar en los asuntos políticos”, expresó Henry.

Son muchas las dificultades del pueblo Rama, pero también son muchas las propuestas que Henry tiene para el desarrollo de su comunidad, es un joven con visión de desarrollo, pero sobre todo con mucho apego a sus raíces indígenas. Una de sus metas apunta a rescatar su lengua indígena.

“Yo como joven y comunitario, cómo puedo decir que soy Rama sino hablo mi idioma… Yo quisiera irme un mes a Banku Kuk, donde todavía se habla Rama a aprender y regresar aquí (Rama Cay) a enseñar a los jóvenes” expresó Henry.

Organización juvenil para el desarrollo En la isla es evidente el aumento del consumo de alcohol, la delincuencia y la pérdida de identidad, siendo necesario fortalecer el vínculo entre jóvenes y ancianos.

Es por eso que los y las jóvenes de Rama Cay iniciaron su organización y como primer paso crearon una junta directiva compuesta de siete mujeres y dos hombres.

Apoyados por Acción Médica Cristiana, AMC, como parte de las acciones del proyecto Empoderamiento y participación juvenil, del Programa de Gobernabilidad Local de USAID ejecutado por Global Communities, se capacitaron en temas de liderazgo, Ley de Juventud, el Estatuto de Autonomía que establece el derecho a promover el estudio, desarrollo, preservación y difusión de las culturas de la costa Caribe de Nicaragua, así como su patrimonio histórico, artístico, lingüístico y cultural, además de promover la cultura nacional en las comunidades y Ley 445 o Ley de Régimen de Propiedad Comunal de los Pueblos Indígenas y Afrodescendientes.

El proyecto pretende que jóvenes y adolescentes indígenas y afrodescendientes participen en los espacios de tomas de decisión a nivel comunitario y municipal, fortaleciendo sus capacidades organizativas en diversas materias tales como liderazgo, género, participación ciudadana desde una perspectiva de derechos, de género y multicultural.

Para Henry es importante la participación de las mujeres en la toma de decisiones y desde su cargo promueve que éstas hablen sobre sus necesidades.

“Es importante que las mujeres participen, porque siempre dan buenas opiniones. La mayoría de las veces pensamos que solo los hombres sabemos tomar buenas decisiones, pero no, las mujeres también tienen sus problemas y tienen que plantear sus problemas y es ahí donde debemos tomarlas en cuenta e involucrarlas en los diferentes grupos organizativos de la comunidad”, enfatizó Henry.

La labor de líder juvenil de Henry ya inició a conocerse no solo en Rama Cay, sino también en Bluefields, en donde participó en el cabildo municipal.

“Fue una bonita experiencia, tratar de aportar al desarrollo. Me sentía nervioso, pero alegre, porque estaba colaborando con la comunidad”, así describió Henry su primera participación pública como líder.

El deseo de Henry es organizar a todos los y las jóvenes de Rama Cay para que estos tomen conciencia de las necesidades que tienen en la isla y que estos promuevan su propio desarrollo.

En Rama Cay, también autoridades comunales empezaron a notar el liderazgo de Henry y ya le han manifestado el interés de presentarlo como candidato en las elecciones del Gobierno Comunal a realizarse en septiembre 2017.

“Si me eligen como candidato en septiembre, voy a buscar cómo resolver los problemas de la isla, puedo ir a la alcaldía, a la policía y decir esto es lo que necesitamos”, expresó Henry.

comments powered by Disqus